Fanny y Niki (Relato, María José Vicente)

Fanny, de sobrenombre “La Exploradora”, montada en su vehículo descolorido y maltrecho, Niki, investigaba volando bajo sobre Aguas Santas. No buscaba nada en concreto, solo observaba cada hueco, cada forma, cada espacio que llegaba a su retina y procesaba la información con rapidez, como si de un robot se tratara.

Algo llamo su atención, un objeto brillaba sobre Aguas Santas.

—Niki, pósate con suavidad, necesito ver qué es eso que brilla tanto. —Ordenó a su vehículo, que se lanzó atropelladamente sobre la superficie. —Menos mal que he dicho con suavidad, sino nos matamos aquí mismo, eres una auténtica chatarra. A ver cuando puedo cambiarte por algo mejorcito.

—¿Y cómo quieres que te trate con suavidad si quieres cambiarme por algo mejor?

—Pues sí que estás susceptible hoy, si lo llego a saber le pido prestado a Jairo su Mik.

Niki abrió el techo y disparó del asiento a Fanny, lanzándola por los aires. 

—¡Ey, estás hoy peligroso! ¿Se puede saber qué te pasa?

—Que, ¿qué me pasa? ¿Cuándo voy a tomar un alimento apropiado para mí? ¡Estoy harto de mondas de patatas, naranjas y carne podrida! Necesito algo de fuel, una buena gasolina o diésel. También podrías cambiar mis circuitos y ponerme eléctrico, te saldría más barato, ¡me podría cargar con la luz del sol!

—Eso, y por la noche no podríamos salir.

—Fanny, eres una humana ignorante. Puedo guardar la energía que voy absorbiendo, la almaceno. ¿Tú qué crees que voy haciendo con las podredumbres que me vas dando? ¡Almaceno su energía!, porque me das poco alimento. Encima me tengo que racionar. Me das una miseria. —Niki estaba apoyado sobre las ruedas delanteras y agitaba sus pequeñas alas, riñendo con ellas a Fanny.

—Bueno, ya veré cuando tengo pasta y te cambio.

—¡¡¡¿Qué me cambias?!!! ¡¡¡A que te vas andando!!!

—Vale, vale, ¡anda toma una chocolatina!  A ver si te animas. —Fanny le lanzó el chocolate y Niki abrió su depósito y lo cazó al instante, triturándolo con suavidad.

—Eso si lo haces con delicadeza, ¿no? — Antes de que el otro contestara Fanny se dio la vuelta en dirección hacia el objeto brillante.

Fue despacio, tanteando el terreno, nunca se sabía lo que se podía encontrar en Aguas Santas. Se agachó y se deslizó por el suelo hasta llegar al lugar de donde provenía el brillo. Sacó un cuchillo de su mochila y dio un golpe seco sobre el terreno transparente que se abrió de golpe sin resquebrajarse, situaciones imprevistas solían suceder en Aguas Santas.

—Niki, acércate. Necesito que introduzcas tu tubo inyector y absorbas el objeto por esta abertura, no me fío de meter ahí dentro el brazo. 

—Claro, tú no te atreves y me pides que pierda mi tubo ¿no? —A pesar de las quejas, Niki no iba a permitir que Fanny corriera peligro alguno.

 Introdujo el inyector. Todo alrededor era líquido. Tomó una muestra y al instante lo analizó: era agua con un alto contenido en sodio.

—Fanny, todo esto está cubierto de agua muy salada, en un porcentaje muy elevado. La temperatura es la misma del exterior, no hay variación alguna. Cógelo. — Niki le dejó el objeto encima de la mano con mucho cuidado.

En unos segundos dejó de brillar.

—Qué extraño, ha dejado de brillar. —Fanny sacó un vaso de lata de su bolso y lo introdujo en el agujero llenándolo del agua salada y lo vertió poco a poco sobre el objeto; éste comenzó a lanzar pequeños destellos de luz verde.

Lo extraído del lugar era una figura rugosa con forma cónica, parecido a un huevo, con líneas horizontales y entre sus separaciones aparecían diferentes dibujos parecidos a las runas y símbolos egipcios. Fanny lo cogió por cada extremo y se giró al presionarlo. Bajó a la siguiente línea e intentó moverlo, pero el huevo no hizo nada.

—Fanny, está ya seco, el primer giro se ha realizado porque aún tenía restos de agua salada.

—Abre el maletero, por favor, voy a coger el cuenco Fíber. Es transparente y lo podemos llenar de agua y ver cómo reacciona esto, el mismo cuenco no dejará que escape ni una sola gota.

Fanny introdujo en el cuenco el objeto y lo llenó de agua, con las manos comenzó a girar el huevo por las líneas horizontales. Cada una de ellas emitía un color distinto, unos más brillantes que otros y emitían sonidos muy atrayentes con unas notas unas más agudas, otras más graves.

—Es un juguete muy bonito, ¿no crees Niki?

—Fa, fan, fann, Fanny, mírate— Niki le mostró el espejo y la muchacha pudo ver su reflejo todo cambiado.

Los pelos los tenía morados, los ojos se le habían vuelto naranjas y verdes, los brazos y piernas los tenía en tonos que iban desde celestes a los azules más oscuros y su cara era amarilla y gris. Todo su cuerpo estaba cubierto de multitud de ondas de todos los colores del arcoíris.

Cada color se asoció a un sonido y modificó el cuerpo de Fanny según la energía que emanaba de él.

—Niki, inténtalo tú, ¿podrás ser capaz?

El vehículo cogió el objeto con la punta de sus alas, que extendieron unos finos filamentos similares a la función de unos dedos, presionó con cuidado dentro del cuenco Fíber y comenzó a girar, pero ningún cambio se produjo. Por más que lo intentaba el huevo no se movía, ni emitía ningún sonido.

—Este objeto reacciona tan solo con los humanos, o al menos, al contacto con un ser vivo. —La voz de Niki sonaba un poco triste, —mírate, tu color empieza a desaparecer, no es duradero.

—Vamos a intentarlo los dos juntos, tú coges por una parte y yo giro por otra a ver qué sucede. —Intentó animarlo Fanny, —Pero antes déjame rociarte con un poco del agua salada.

Así lo hicieron, un giro a la derecha y otro a la izquierda y se creó una autentica armonía de sonidos que se reflejaron en el cuerpo de Fanny y en la carrocería de Niki. Pero algo más sucedió: Niki cambió por completo su aspecto; sus ruedas, alas y motor cambiaron por completo, ya no tenía nada que envidiar a los mejores y nuevos modelos de auto-aviones. Solo sintió mucha sed. Un tubo salió de su depósito y se introdujo en la abertura por donde habían recogido el objeto brillante, se sumergió y se llenó de aquel agua que le daba cada vez más resplandor.

—¿Qué te parece si lo llamamos Hovoluz? — Le preguntó Fanny a Niki con el objeto brillante sobre las manos.

—Como si te importara lo que a mí me parece.— Niki  le guiñó un ojo y le sacó la lengua.

—Después de todo, sigues siendo el mismo. —Fanny se abrazó muy fuerte al morro multicolor del auto-avión.

Autora: María José Vicente Rodríguez

Imagen: Pixabay

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: