Etiqueta: relato

CRÓNICAS IGNORADAS-INTRIGAS DE LA TRASTIENDA

Un día más, antes del amanecer, iniciaba la rutina forzada y pesada de levantarse en la oscuridad y con el frío que agrietaba sus manos, ya secas y envejecidas por el trabajo. En silencio, preparaba el desayuno del marido y los hijos: nueve tazones…

Sarangbi (@Sheelag)

«Yo sabía que te quería y te traje dentro de mí. Pero te dejé marchar…» Te Dejé Marchar, Luz Casal Nos conocimos en una tarde lluviosa. Me habría quedado más tiempo, pero no tenía excusas. No soy buena en las cosas del amor. Nunca lo…

La única hija (Olga Lafuente)

Fui afortunada. La última de siete hermanos y la única hija; de haber nacido chico, mi existencia habría sido un recorrido de obstáculos y privaciones con un final en soledad y pobreza. Como nací niña, mi vida fue planificada desde el primer día. Me…

Los tres monos sabios (microrrelato, DraJ)

Los tres monos sabios entraron al templo, tal  como les habían dicho. Debían hacer su papel, tal como lo habían practicado. “Nada oigo” era el primero, quien guiaba a los otros dos. “Nada veo” confiaba en él y llevaba de la mano a “Nada…

El color rojo (microrrelato, DraJ)

Definitivamente, la muerte nos ha olvidado. Hemos esperado durante horas, oyendo el cántico infernal de aves gigantescas hechas de metal, esas que una vez dibujamos en papeles blancos, con muchísimos colores. Hemos tratado de rehacer esos dibujos en los pedazos de paredes llenas de…

Las diez espadas de la intimidación (@Sheelag)

    Solo hay dos palancas que mueven al hombre: el miedo y el interés. Napoleón Bonaparte No todos, aunque muchos lo intentan y lucran con ello, tienen la habilidad de conocer a los arcanos. Es bueno desmitificarlos. El diez de espadas, arcano menor….

¿Qué le enfadó tanto?, Noviembre Ives

Yo dormía y los trinos repentinos del jilguero comenzaron como cada mañana. Me estiré, lamí mis patas y limpio de legañas, fui a comer. Nada especial. Hasta que un sonido diferente invadió la habitación. Debajo del sofá ideé estrategias de ataque, bufidos y escapes…

Mi nombre es un olivo (relato Alicia Adam)

MI NOMBRE ES UN OLIVO Para Servando, cada campo de olivos exhibía su propio peinado. Las explanadas colmadas de árboles plantados a cierta distancia unos de otros con esmerada pulcritud aludían a los hermosos recogidos que las señoras de postín lucían los domingos y…