65.Sueños de papel

Fotografías: Pinterest/Canva

Si supieras que caerán al olvido,
como cae la justicia
sobre el mazo que nunca la ha entendido.
Si entendieras que nada de lo que
creas en tu cabeza
tendrá forma, ni color.
Si creyeras por una vez
en las palabras de la segunda voz
que en ocasiones llamas “lógica conciencia”.
Si develaras al arcano más profundo de tu mente,
el que emite la sentencia,
ese que te repite, con los labios de la muerte,
que son sueños de papel.
¿Dejarías realmente de hacerlos germinar entre la tinta,
solo porque el universo en el que no crees
te grita: “no puede ser”?

Visita el blog de JudithAA

https://ideasaltraste.home.blog/

¿Un año igual que el Anterior? (poesía, JudithAA)

El 2021 empezó igual que el 2020,
y puede ser semejante a su macabro, aún palpitante predecesor,
o no;
pero con 365 días acumulados,
de aciertos y tropiezos;
lágrimas, risas, insanidad;
sosiego, ira, asfixia (que no siempre era real);
deseos, toallas tiradas y recogidas;
cicatrices, orgasmos,
abulia, eufórica felicidad;
metas, ganas;
mentira y verdad.
Y sobre todo,
365 días más,
para hacer y deshacer todo eso,
disminuirlo y aumentarlo.
Para forjar nuestra existencia (tan finita como se nos permita)
con la masa volcánica de la libertad.

Fotografía: Pinterest

Visita el blog de JudithAA

https://ideasaltraste.home.blog/

64. Dejar ir

Fotografías: Pinterest/Canva

Este año tengo una nueva meta
ya no voy en busca de la felicidad,
sino de su abono.
Este año, que termina en uno,
es bueno para recomenzar.
Aprenderé a soltar las cosas que no me pertenecen,
solo porque se han vuelto capricho u obsesión;
a dejar ir los sentimientos que mi pensamiento mágico ha creado;
a vivir el momento
sin expectativas previas;
a que me importen menos
los detalles que no puedo controlar;
a valorar más lo que se me ha dado,
y olvidar los propósitos superlativos;
a amar con medida,
olvidando lo preternatural;
a respirar.

Judith2003

Visita el blog de JudithAA

https://ideasaltraste.home.blog/


63. Rescatando pedazos

Fotografía: Pinterest

Adherirse a su totalidad
fue la única forma que encontró para ir rescatando pedazos de su alma
consumida por los ojos del tiempo;
poco a poco,
con mínimas dosis de dolor.
No es fácil llevar a cuestas trozos rotos ajenos.
El cansancio de aquel <> iba desprendiendo los mustios pedazos
que le robaban brillo y energía.
Quedaba poco tiempo.
La burbuja ardiente era su único consuelo;
con cada ligadura de fuego que quemaba su coraza,
le avisaba que quedaba menos
para devolverle la vida a esa muñeca de cristal,
que una vez fuera una mujer.
¿Podría ese <> esperar un poco más?
El tiempo calló cuando se rompió la última burbuja.
Nadie supo qué pasó después;
la historia también se cansó de contar, y esperar.

Judith2003

Visita el blog de JudithAA

https://ideasaltraste.home.blog/

Noche de luna*

“En una noche de luna todo puede suceder.”

@MaruBV13

1. Escribe un #cuento (500-700 palabras) que empiece con la intro de la imagen. El género es libre, pero debe contener algún diálogo y máximo tres personajes.

2. Publícalo en tu blog o envíalo a retoadagio@gmail.com.

3. Comparte link en Twitter (respondiendo a este tweet para no perderlo) usando #MismoInicioDiferenteFinal antes del 30 de diciembre.

4. Seleccionaremos una historia que será leída y publicada en el canal de YouTube de Submarino de Hojalata.

Jurado integrado por: @AliciaAdam16 @JudithAA2003 @MariaJoseVicen y @MaruBV13

  1. Leonora y Oswaldo disfrutan de una romántica “Noche invernal” frente a la luna por @fdmjg.
  2. Un padre de familia se lleva una sorpresa en esta historia de @misletrasnuria1.
  3. En “Días de oscuridad” una cena romántica es el preludio para un final inesperado por @lixysol. (Relato seleccionado)
  4. Una noche de luna Emma y Rupert se embarcan en una aventura para reparar “El orbe de fuego” por @Dolobera.
  5. Un pueblo entero se lleva una sorpresa en “Una noche de luna” en este fantástico relato de @AlvarellosLema.
  6. Los “Amantes” por @Ikormar se lo juegan todo en nombre del amor, en una noche de luna.
  7. Poema a dos voces “Sombra olvidada” por @jimnez_silvia y @jemperepart enviado vía correo electrónico.
  8. Gracias @marfilmanzana6 por su cuento enviado vía correo electrónico.
  9. La vendetta de los Varesi por @jacano56 enviado vía correo electrónico.
  10. En “Una noche de luna” todos podemos encontrar la felicidad por @MarippossaAzul enviado vía correo electrónico.
  11. “Los patines rojos” por @JudithAA2003
  12. Una historia de suspenso y ternura enviada por correo electrónico por @Adictoaltexto.
  13. “El ángel de la luna” por @PiedadGranados.
  14. Hay amores que se acompañan hasta la eternidad por @inesperado07.

*#MismoInicioDiferenteFinal 7

Generación post Covid (Microrrelato, JudithAA)

Este año se ha llevado tantas cosas; algunas que no me importaban, y otras que importaban mucho. También se ha llevado almas buenas y malas, importantes para alguien, o no, pero sin dudas imprescindibles para el mundo. Malthus ha puesto su espíritu sobre la savia de la naturaleza, y ella ha actuado con la rebeldía de quien guarda mucho odio y dolor, mucho rencor; y nos ha dado una paliza, que claro está, no esperábamos, y nos ha llevado una eternidad entender (algunos aún no lo han hecho) y encontrar armas para defendernos. Este año 2020, ha sido la simbólica paradoja de la perfecta agudeza visual, porque nos ha acortado la visión, las sonrisas, y la sanidad mental. Y de ello, increíblemente se ha sacado algo bueno (solo para algunas personas, pero ojalá eso sea suficiente); porque ahora valoramos más lo que está a nuestro alrededor, en el ahora, y dejamos el después en un infinito que ya no nos causa insomnio; porque ahora tenemos más ganas de abrazar, de besar, de acariciar (sí, es cierto que a veces solo porque no podemos, pero al final esas ganas son esquirlas de lo que significa ser persona), no a nosotros mismos (como solíamos hacer), sino a todo aquel que lo necesite. Este año ha sido rebelde a las soluciones, inmune a los deseos de sentimientos, indiferente al dolor; pero también ha creado sensaciones positivas que en algunos no existían, y ha desenterrado algunas que otros guardaban en lugares intocables del alma ( la mayoría de las veces, como mecanismo de defensa ante el caos social). Es que este año la entropía universal se ha vuelto totalmente loca, y a jugado al bondage extremo con nosotros; nos ha tapado la boca (literalmente, y tal vez porque estábamos en el punto álgido de convertir nuestro diccionario en la extrema estupidez), pero no la voz. Esa (que no vibra en la garganta) nos la ha dejado descansar; para que en este 2021, que como bien lo refieren sus números, es el comienzo de una década, gritemos cosas verdaderas, con sentido, con pasión mundana, sin tener en cuenta la acumulación de <>, ni las miradas de aprobación, sino la suma de vida, de altruismo (del que no figura en la biografía de la Wikipedia, ni en los titulares que más venden), y de espiritualidad (no para ser dignos del cielo o el infierno, sino para que ninguno de los dos importe más que esta vida que respiramos día a día). Porque sí, pronto volveremos a respirar (sin mascarillas, y espero que sin máscaras morales); y cuando lo hagamos, lo haremos de verdad; no para las fotos con pie forzado con frases motivacionales que solo motivan a suspirar de tedio, sino para sentirnos vivos y capaces, de verdad; y demostrarlo al mundo, no a través de un post bonito, con una retórica de adrenalina que dice “yo puedo” (cubriéndonos la angustia interna que nos grita que es mentira, porque estamos devastados por dentro), no a través de fotos con filtros que dicen “estoy bien” (cuando sangras desde adentro); sino por y para nosotros; para la naturaleza que se ha desahogado ampliamente, en demasía; para dejar en los anales de la historia un nuevo capítulo escrito por la <>, que no cree en más guerra que la de luchar por que la tierra siga siendo tierra, y la humanidad, humana.

Fotografía: Pinterest

Visita el blog de JudithAA

https://ideasaltraste.home.blog/

62. Cuando arde el alma

Fotografías: Pinterest/Canva

Visita el blog de JudithAA

https://ideasaltraste.home.blog/

61. Las cosas importantes

Se descarna en la piel cada detalle ensombrecido;
cada espina enterrada en el ayer.
Cada noche sin luna;
cada amanecer,
cada una de las veces que los perdimos,
y nos dolió perderlos.
Cada cosa sacrílega y sagrada;
murmurando porqués inexistentes
que nos hirieron las entrañas mentales.
Las cosas importantes que no supimos ver,
no eran lo que buscábamos en el aire;
ahora lo entendemos.
Son lo que sentimos ahora;
en los efluvios de vida,
cuando arde el alma
entre los gritos de lugares bajos, que emergen en la mirada,
recipiente eterno de lo que el hoy tiene guardado
para los futuros que están en la palma de nuestras manos; posibles, deseados;
que los astros, ya sin importancia,
no pueden hacer doler.

JudithAA

Fotografías: Pinterest/Canva

Visita el blog de DraJ

https://ideasaltraste.home.blog/

Aventura en el NaNoWriMo

Pues ya está, se acabó noviembre: el mes del gran reto para quien le gusta la escritura, el mes del NaNoWriMo.

Escribir una novela de 50.000 palabras en un mes. Una prueba de fuego, una locura o unas Olimpiadas de las letras. Treinta días ante un teclado escribiendo e hilando frases para crear tramas y formar una gran historia.

Algunos miembros de Submarino de Hojalata nos hemos adentrado por primera vez en esta aventura y puedo decir con orgullo: «Misión cumplida». Tres colaboradores de la revista nos lanzamos a esta experiencia que propuso Alicia Adam y estamos aquí para contarla.

Alguno o alguna, tal vez, tuviera proyectado llegar a la meta y conseguir su novela; otros, sin embargo, pensaron que no pasarían más allá de una semana o que, si alguien lograba llegar al día 30 sin quebrarse por el camino, lo más seguro es que no alcanzara la cima de las 50.000 palabras.

Son tres experiencias que partieron de la misma base y que se han ido desarrollando de maneras distintas, con situaciones que nos animaban a seguir, instantes en los que sentíamos desfallecer y sucesos en los que se llegaba a pensar «hasta aquí llegó».

Pero siempre, en todos esos momentos, desde el comienzo y hasta el final hubo un maravilloso equipo que nos alentaba todos los días, que soportaba con paciencia infinita nuestro desánimo, que escuchaba nuestras anécdotas o leía extractos de lo escrito durante el día. Cuando llegaba la noche, en el momento de contar las palabras, ahí estaban dándonos su apoyo y consejos.

Esto es una introducción de tres historias que cuentan cómo hemos vivido el NanoWrimo, pero sobre todo, es el agradecimiento al grupo que conforma  este Submarino de Hojalata por las palabras de ánimo y su comprensión porque como todo el mundo sabe, quien tiene un amigo tiene un tesoro y, con este reto, no solo hemos visto de lo que somos capaces, sino que hemos descubierto uno de más valiosos tesoros. Muchas gracias al equipo de Submarino de Hojalata.

Solo queda decir: ¡A por el próximo reto!

LA AVENTURA DE @ikormar

Quién me lo iba a decir a mí. 

¿50000 palabras en un mes? Para nada. No tengo tiempo. No tengo ganas. No tengo  inspiración. No tengo nada que contar. 

Ya lo dijo Pablo Picasso: «La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando». Y sin  muchas pretensiones, eso me llevó a embarcarme en esta aventura llamada NaNoWriMo, eso  y el inmenso apoyo que uno encuentra en sus amigos y compañeros de Submarino de  Hojalata

¿50000 palabras en un mes? Eso hace una media de algo más de 1600 palabras al día. Me sentí  desbordado y preguntándome; «¿Pero dónde te has metido chavalín? Tú no eres escritor».  Pero durante esos días, no es que me lo creyese, pero sí cogí algo de lo que se denomina  “oficio”. Unas horas determinadas en un periodo del día, en mi caso por las noches, para  escribir y que la escritura fluyera, tuviese o no un plan trazado para plasmar. 

A veces daban ganas de marcarlo todo y pulsar la tecla de borrado y decir: «¡Se acabó!». Pero en  aquellos momentos es cuando sentía el apoyo de las compañeras que se embarcaron en esta  aventura, amigas con las que comentaba el día a día. Un apoyo imprescindible en este trayecto. 

La verdad sea dicha, parafraseando el himno del Liverpool: You’ll never walk alone. Nunca  caminé solo y eso, como en casi todos los aspectos de la vida, fue imprescindible para llegar al  objetivo marcado. Las 50000 palabras y una historia a medio construir, la cual va creciendo y tomando forma a través de notas, apuntes aquí y allá. 

A nivel personal, no creí que superara la segunda semana del reto, pero poco a poco, palabra a  palabra, incluso sueño a sueño, llegué al final. 

Pero este no es un trabajo de una persona sola, no. Es un trabajo en equipo. Es una travesía en  las aguas de las letras, guiado por la mejor tripulación con la que se puede contar. 

GRACIAS A TODO LOS COMPONENTES DE SUBMARINO DE HOJALATA. 

Muchas gracias a mis compañeras @AliciaAdam y @Olga_LaFuente. 

@Ikormar.

LA AVENTURA DE ALICIA ADAM

Encontré el reto de NaNoWriMo hace dos o tres años mientras visitaba blogs que sigo. Desde entonces, he buscado información sobre personas que lo han hecho y me quedaba con el gusanillo de participar. «El año que viene lo hago», me repetía. Y pasaba otro año sin hacerlo porque andaba en cualquier otro proyecto de escritura. 

Durante el transcurso varios miembros de mi familia participaron en carreras como el 101 y La desértica. Fue así cómo hice la siguiente comparativa «el NaNoWriMo es como un 101 literario». Prácticamente, paso todo el tiempo potenciando la cabeza, leyendo, escribiendo, diseñando, maquetando… Como si fuera un entrenamiento. Tenía que hacerlo.  

Sabía que  podría cumplir el número de palabras requeridas al día 1667 para llegar a las 50 000, porque ya escribí un “gordito” (un libro) a esa velocidad de escritura. Pero también sabía que no todos los días podría escribir, no tendría tiempo suficiente para hacerlo o tendría la cabeza embotada de la escuela y los miles de reuniones del lunes. El consejo de María José Vicente lo seguí a rajatabla y adelanté palabras durante los fines de semana y las tardes de las que disponía de más tiempo. En total, escribí las 50 000 en veintitrés jornadas de escritura y terminé el día 29. El día 30 no era factible para mí escribir porque era un lunes. 

Lo cierto es que di por hecho en todo momento que cumpliría el reto, por lo que le sumé uno personal: terminar por completo el primer borrador de la novela de suspense El padre Tomás

El día 28 tenía terminada la novela, pero me faltaban en torno a dos mil palabras para llegar a las 50 000 que se piden, por lo que tuve que releer desde el principio el borrador e ir añadiendo fragmentos que tuvieran sentido en la historia. Ahí sí me puse un poco nerviosa, porque iba con el tiempo demasiado justo. 

Como es un libro que no tengo intención de presentar a concurso pedí ayuda a Mercedes y María José Vicente sobre diversos aspectos: personalidad del padre Tomás, infancia de Gloria, qué es una dirección espiritual, en qué fecha encuadrar la novela (según María José, para no complicarme mucho, durante la Cuaresma). Este último aspecto, al final me mató. Cuando tenía montada la tabla encontré por internet Camino de la Cuaresma, de Patricia y Nacho. Como era de esperar, ajusté la trama a este calendario sobre qué se debe reflexionar cada día. Quedó mejor, pero me vi obligada a revisarlo todo.  

Mi decálogo para el NaNoWriMo:

  1. Ver los videos que envían desde la plataforma si te inscribes. Son gratuitos y ayudan a organizar el trabajo y a clarificar las partes de la estructura narrativa.
  2. Descargarte las plantillas de trabajo. Vienen como enlace al final de los videos y también son gratuitas. En mi caso no las usé, porque yo ya cuento con mi propio método de escritura. Yo realicé pliegos sobre fechas y capítulos, personajes que intervienen en el capítulo y descripción del capítulo. Es una forma como otra cualquiera de “no perder a los secundarios” en la trama. Y ayuda mucho, porque es prácticamente pasar a limpio las ideas que ya sabes deben estar recogidas en el capítulo.
  3. Hacer algo de ejercicio. En las dos últimas semanas del Nano, aumenté considerablemente el número de kilómetros qua hacía al día para liberar tensión. Pensaba en elementos de la trama o en nada. Creo que es fundamental porque es un reto bastante estresante al que hay que sumarle: trabajo, familia, casa… Habrá días que te subirás por las paredes.
  4. Jugar con ventaja. Da mucha tranquilidad mental llevar más palabras de las requeridas para ese día. Revisar tus propias gráficas y los logros que vas haciendo. Por ejemplo, con las insignias que te concede la plataforma (cinco mil palabras, diez mil palabras) o que tú misma puedes ponerte. En mi caso, necesitaba adelantar días enteros para compensar los días que no iba a poder escribir. 
  5. Hacer el reto con amigos. Según lo que he leído y por mi propia experiencia es mejor. Iván y Olga, otros dos componentes de Submarino de Hojalata también realizaron el reto. Y cada final de jornada nos enviábamos capturas de las palabras que llevábamos o algunos fragmentos que habíamos escrito. Motiva bastante. 
  6. Grupo de apoyo de familiares y amigos. Avisa a todo el mundo que estás haciendo ese reto. Es cierto que reducirán contigo las interacciones “que pueden esperar” y que son distracciones. Además, te ayudarán con sus ánimos a seguir escribiendo cuando estés a punto de tirar la toalla o cansada. 
  7. Es un reto de cantidad no de calidad. Es muy importante. Yo empecé los primeros días queriendo seguir mi sistema de escritura: escribir a mano, pasar al ordenador, imprimir y revisar. No tardé mucho en comprender que no me daría tiempo. Es mejor escribir directamente en el ordenador y tener presente que es un borrador, no un manuscrito que vas a enviar a una editorial o un concurso. Luego tocará fase de revisión. 
  8. De entrada, escribe lo que te has marcado. Es mejor no andar con inventos. Escribe lo que has puesto para ese capítulo y ya está. Esto te dará seguridad. Es cierto que mientras escribe la novela y los personajes van tomando forma y te verás obligada a modificar elementos, eliminar capítulos o añadir. Pero debe ser excepciones, no una norma. Lo que modifiques, lo pasas a la tabla y revisa bien donde puede “salpicar” ese cambio. A veces, añadir o eliminar un elemento cambia bastante partes de la historia y puedes cometer fallos gordos. 
  9. Calcula el número de palabras por capítulo. En función de los capítulos que tengas marcado para el final de la novela. 50 capítulos, serían mil palabras en cada uno. Esto te dará orden. 
  10. ¿Y ahora qué? Después del Nano, llega la hora de ponerte a revisar todo todo hasta la saciedad y eliminar y completar el borrador para darle forma. Pasarlo a lectores betas, correctora y concurso literario o auto publicación. En mi caso, guardo el manuscrito para el verano para centrarme en Submarino de Hojalata y Cometas de papel, en el colegio, en cursos de formación… Siempre hay algo más, un paso más. 

Por último, no sé si volvería a participar en el Nano. No se ajusta a mi forma de escribir. Me estresa escribir sin revisar. 

Este año era para mí clave hacerlo por la cantidad inmensa de trabajo y tareas que siempre tengo pendiente. Pensé que si no lo hacía abandonaría mis propios proyectos personales de escritura “en gordo” (novelas). 

Alicia Adam.

LA AVENTURA DE OLGA LAFUENTE

La palabra que a mí me define a la hora de escribir es «procrastinación». Vamos, que en el diccionario sale mi foto unida a esa palabra. Muchos dirán que eso les pasa a muchos, y es verdad. Yo siempre dejo las cosas para el año que viene. Con este NanoWrimo hice lo mismo; hace tiempo que tengo una idea en la cabeza, pero siempre la dejaba para cuando supiera escribir bien.

Cuando este año, Alicia Adam propuso lo de participar en el gran reto, yo contesté algo parecido como «Vale. Lo estoy pensando», pero en mi cabeza se repetía la frase de siempre «Para el año que viene». El caso es que me vi de pronto en una vorágine de mensajes de grupo en la que se daba por hecho que yo participaba ya.

Bendita vorágine. Me encontré con los preparativos del reto en los que aprendí a un ritmo vertiginoso cómo planificar una novela y, en unos días, ya estaba en la línea de salida con la idea fija de que solo iba a durar una semana.

Pero la semana transcurrió y yo seguía escribiendo mi cupo de palabras diarias. A veces me costaba y solo contaba lo que me faltaba para terminar; pero pasada esa primera semana, sentí la necesidad de seguir escribiendo a diario. La escritura era cada vez más fácil y más rápida, y a medida que veía los progresos, se iba convirtiendo en una adicción.

Sin embargo, no todo va como la seda y, aparte de que todos los días no son iguales y que surgen imprevistos que te impiden seguir la rutina, también ocurren sucesos que se convierten en una verdadera hecatombe.

Mi caída a los infiernos fue el día 15, justo en el ecuador del reto cuando encendí el ordenador y me encontré que, por no sé qué suceso paranormal, todo lo que había grabado los últimos tres días se había perdido. Pero no solo en el portátil; el archivo estaba guardado en cuatro ubicaciones diferentes y tres de ellas eran en la nube. Pues ahí también se habían perdido. Total: 5.000 palabras desvanecidas.

Tenía que recuperarlas y, después seguir el ritmo habitual, y mi reacción fue entrar en el grupo de amigos del alma, que estaban ahí para animar a los duelistas y decir «Chic@s, se jodió (con perdón) todo».

De nuevo, otra vorágine de mensajes de ánimo y apoyo, aconsejando y dando ideas sobre cómo continuar. Y nunca me cansaré de decirlo: esto fue fundamental para retomar la carrera, recuperar el trayecto perdido e igualarme al resto. Tardé casi una semana en conseguirlo, pero una vez ahí, ya supe que iba a llegar al final.

Sabía que necesitaba más de 50.000 palabras para terminar la novela, pero a medida que iba escribiendo, las escenas se me hacían más lúcidas, encontraba conexiones entre personajes que no veía durante la planificación y las subtramas eran más elaboradas.

A punto de finalizar, mi historia me encantaba, y escribir mucho más. Tanto que no perderé la oportunidad de seguir otros retos.

Y sobre todo, quien se lance a hacerlo, que se busque un buen grupo de amigos como el mío.

Ellos son el pilar para conseguir la meta.

Olga Lafuente.