Revista Submarino de hojalata número 10

Revista Submarino de Hojalata número 10.
Especial retos.

“Amo como ama el amor. No conozco otra razón para amar que amarte. ¿Qué quieres que te diga además de que te amo, si lo que quiero decirte es que te amo?Fernando Pessoa

A mis… Amantes (poesía @Ikormar)

Y ahora en la noche,

voy escribiendo

a todas mis amantes

que han sido amadas

en camas de sueños

e ilusiones…

Mientras que las reales

me quieren olvidar

de sus amargos recuerdos,

de infames noches,

e insatisfacción.

Y las estrellas titilan

en el cielo y no iluminan,

siento frío pero no miedo.

La luna me mira

y me grita:

¡Mira que eres lelo, poeta

sin poesía y con menos

talento!

Y la soledad me posa

en el hombro su fría mano,

me musita al oído muy

despacio;

“Yo me abro de piernas

para tí, luego te toca

abrirte para mí.

Susúrrame tus mierdas

de poesías, mientras

eyaculo lástima y penas

en las postrimerías de la noche”.

Y me besa

Sus labios saben a miseria.

Y ahora en la noche,

voy susurrando mis versos

a cambio de unos lastimeros

besos…

📸 PIXABAY

97.Sangre de tu sangre

Imagen: Pinterest

Gritas <<sangre de tu sangre>>, y se te enardece la garganta de un orgullo primigenio cálido y aureo como una tormenta solar divina. ¿Sangre de tu sangre?; mejor di que soy herida de tu herida. ¿O es que no recuerdas que soy la semilla coagulada en el último latido que te permitió el purgatorio para expiar la culpa que te mantenía entre el aquí y el allá? Y aquí sigo, prendida de la negrura que te cosiste al tegumento que antes fuera tejido y piel. Soy la culpa, la que nunca tuviste; y ya cansada de estar varada en este sinvivir, yo sí que grito: “sana de una vez”. Hasta que no comprendas que soy la sombra subjetiva que te sujeta, que realmente no existo más que en tu propia cabeza, no verás ningún túnel. Y no se trata de ir hacia abajo o hacia arriba; ambos lados del Otro Mundo pesan igual; se trata de soltar amarras, de seguir viaje, de ser libre; y feliz, aquí o allá.

JudIthAA

Este reto está inspirado en el título del libro “Sangre de tu sangre” de Noemí Marmor.

Puedes obtenerlo en el link a continuación

Visita el blog de JudithAA

https://ideasaltraste.home.blog/

20. LATIDO

Reto Submarino nº 20.

Comenzamos hoy el #RetoSubmarino jugando con las palabras. Escribe un tuit en verso o prosa utilizando la palabra LATIDO, peero, ¡ojo al dato!, no puedes usar la vocal “e”. Recuerda poner el hashtag. No insertes el texto en una imagen.

Aportes del reto:

Los seleccionados del Reto Submarino son:

96.Inicia el desafío

Dos formas de pielen el limbo de los mundos perdidos.

El tañir de un algo vibrando en el cuerno de fuego:

¡Inicia el desafío!

Placebo del Infierno; elixir del cielo.

Dos miradas nevadas;

un galope quebrado en el pecho,

un segundo; tres olvidos.

Se rasgó la palabra sobre el papel;

llovió la tinta en el baile de la musa.

Nadie pierde; nadie gana.

Luces y sombras depusieron las almas;

la belleza conquistó las armas.

¡Bendito descuido!

JudithAA

Visita el blog de JudithAA

https://ideasaltraste.home.blog/

Dos lágrimas al día (microrrelato, JudithAA)

Se permite dos lágrimas al día, para desahogar al alma de los pesos de sus pasos. Cuando llegan al ángulo de su barbilla, secas, agrietadas por el viento frío, tiembla su boca; se contrae cada músculo de su rostro, y vuelve a sonreír. Porque son lágrimas de la noche, y la noche sabe de lo prohibido; y no hay nada más prohibido que los sueños ahogados en sal.

Imagen: Pinterest

Visita el blog de JudithAA

https://ideasaltraste.home.blog/

La Lomada (Johnn A. Escobar)

Cassandra Wilson era una periodista tenaz y a sus veinticinco años de edad movía cielo y tierra buscando la noticia capaz de hacerlap merecedora del prestigio que tanto añoraba. Fue así que oyó hablar de unas desapariciones misteriosas en un lejano pueblo llamado La Lomada. Sin aguardar más tiempo, montó su motocicleta, y con un bolso de viaje marchó rumbo a ese sitio.

Tan pronto como arribó buscó testimonios de los hechos: el dueño de un almacén reportó alrededor de ocho personas desaparecidas, una por año. Como buena investigadora periodista se entrevistó con los familiares de las víctimas, por medio de los cuales pudo conocer que las personas desaparecidas rondaban entre los veinte y los cuarenta y cinco años de edad; ninguno de los mismos había concluido sus estudios de escuela primaria, y por ende eran proclives a aceptar empleos momentáneos. Por si fuera poco, no existía un destacamento policial en la zona; en caso de una emergencia se ponían en contacto con el pueblo más cercano, que estaba ubicado a más de tres horas de viaje en automóvil, y ellos servían de apoyo legal. Lo más relevante que obtuvo Cassandra fue el último lugar donde vieron a los desaparecidos: según los familiares, una granja aledaña donde habían conseguido un empleo bien remunerado. Para llegar a ella era fundamental internarse en el monte boscoso.

Hacia el tercer día de su arribo a La Lomada, Cassandra pudo entrevistar al doctor del pueblo, un hombre de ochenta años de edad, quien describió a los desaparecidos como buenas personas, poco instruidas, y muy humildes. En tanto a la granja, el doctor fue la persona correcta para hablar al respecto; la misma perteneció a una familia acaudalada que a inicios del siglo veinte se asentó en la zona. Durante cincuenta años sus plantaciones de café les proveyeron de una enorme fortuna; hasta que una inundación acabó con la producción, y una serie de malas decisiones económicas llevaron a la familia a su declive. El esposo se suicidó colgándose en su oficina, la esposa enloqueció y atacó a sus hijos apuñalándolos en el corazón, y finalmente ella se degolló. Posteriormente la granja estuvo abandonada, hasta que aproximadamente diez años atrás muchos viajeros dijeron que habían visto a un hombre caminando dentro; dos años más tarde la primera víctima desapareció, y su cuerpo jamás fue hallado.

En lo correspondiente al nuevo propietario, se desconocía todo de él; nunca visitaba el pueblo. Y cuando la policía investigó el lugar no halló a nadie, ni siquiera huellas, o evidencia de un nuevo residente. Así fue como descartaron la casa y atribuyeron los hechos a imaginaciones de supersticiosos, alegando que los desaparecidos solamente incurrieron en abandono de hogar.

Cassandra Wilson, siendo prudente, asumió con toda seguridad que los hombres y mujeres ausentes simple y llanamente abandonaron sus obligaciones familiares, y se amparó en una superstición local como excusa para partir. Sin embargo seguía pensando que la noticia era buena, y podría desenmascarar una falacia de infieles y vagabundos. Para terminar la investigación resultaba fundamental tomar unas fotografías de la granja, que sirvieran de evidencia.

Al cuarto día, gracias a unas indicaciones verbales, y un mapa, se internó en el bosque arribando a la granja abandonada cerca del mediodía. Recorrió con cuidado cada sector tomando las capturas necesarias. Cuando estaba por partir, un sonido de pasos la hizo voltear, presenciando una figura; parecía ser un hombre, pero tenía los ojos blancos y el cuello quebrado. De su ser una voz entrecortada dictó:

—Si deseas trabajar en mi hogar entonces deberás deshacerte de tu cuerpo, pues únicamente es una carga.

Cassandra se esforzó por gritar pero no pudo hacerlo, pues aquel espantoso ser se abalanzó sobre ella.

Biografía:

Johnn A. Escobar nació en Buenos Aires el 5 de Junio de 1991.Estudio en el Instituto Superior Mariano Moreno y posteriormente en el Instituto Terciario Interval. Desde los nueve años supo que su pasión se hallaba en la escritura.

A partir del año 2015 se lanza como escritor autopublicado, iniciando así un trabajo constante y casi sin descanso con la meta de crear su propio universo literario, desarrollándose en los géneros: misterio, thriller, sobrenatural, cyberpunk, terror, y erótico.

Autor de “El Misterio de Crowswood”, “La Marca de Fuego”, “El Ejército Errante”, “La Primicia”, “El Ángel Caído”, “El Despertar de Cthulhu: De la Ignorancia a la Sabiduría; de la Luz a la Oscuridad”, entre otros; todos publicados en Amazon.

Para conocer más sobre su día a día puedes seguirlo en sus redes sociales: Twitter- @JohnnAEscobar; Instagram- johnn.a.escobar.

Imagen: Pinterest

Recuerdo una pesadilla.

Todo sucedía, extrañamente, dentro de un sueño. Sentía miedo. Una sombra en la penumbra de mi recamara rondaba a los pies de mi cama, como un demonio buscando robar mi alma. La soledad y el abandono se revolvían dentro de mi corazón. No encontré valor en mi ser para estirar el brazo hasta la lampara de mi buró. Pues, sentí unos dedos arácnidos rozar mi piel, en cuanto levanté la cobija para descubrirme, y no me atreví a salir en ese momento.

Me retorcí por un tiempo en medio de un llanto silencioso, hasta que sentí a mi lado, el calor de mi mujer. Sin cuidado de no despertarla, me abracé de su cuerpo. “Te extraño” le dije. Ella abrió sus ojos, acarició mi cabeza, y con su sonrisa, espantó mis miedos. Quedé profundamente dormido de nuevo.

Al rato, me levanté despacio, y recordé mi viudez. El amor que no se marchitó nunca en mi corazón, me hizo golpetear la casa entera con un suspiro.

Fui al baño a orinar. Al salir, me perdí. El pasillo parecía estar en un espiral. Abría las puertas y las cerraba detrás de mí, para darme cuenta de que entraba en las mismas habitaciones una y otra vez. Nuestra casa es pequeña, sin embargo no podía llegar a mi cama. El palpitar de mi corazón se aceleró de nuevo. Parecía que no había salido de la pesadilla. Las manos me temblaban de miedo.

Escuché un murmullo en la sala. Tambaleando, con la palma de mi mano en la pared, perseguí las voces. No recordaba haber sentido tanto terror antes. El sonido de la voz incrementaba. Cuando por fin llegué, me confundí al verme sentado en mi sillón favorito, conversando con personas desconocidas. No lo podía creer, era como una proyección mía. Me preguntaba como es que me salí de mi cuerpo, y como me podía ver desde el pasillo.

Con el mismo sigilo con el que caminé hasta esa sala, que se parecía mucho a la mía, me dispuse a regresar a la oscuridad de mi habitación.

Al final del pasillo por el que regresaba, venia una luz. Me alumbró directamente al cuerpo y vi mis manos, estaban arrugadas y manchadas. Un ángel sostenía el fuerte candil. Tenía la forma de una niña, era una criatura hermosa de piel morena. Le encontré un enorme parecido a mi hija menor. Me tomó de la mano y me jaló despacio, para que la siguiera. Su voz apaciguó mis nervios.

—Buenos días abuelito, vamos a la cocina, papá ya está preparando el café. —dijo el Ángel.

94.El color de la pasión

¿Te cuento un secreto?

Mis suspiros a veces no son por tristeza o melancolía.

A veces son por amor.

¿Acaso no sientes cómo se escapan de ellos

ráfagas de latidos desenfrenados

sin otra diana que tu corazón?

¿Acaso no ves en el regusto de tu propio aire

el color de la pasión?

JudithAA

Visita el blog de JudithAA

https://ideasaltraste.home.blog/

Estación caduca (Juan Carlos Burgos “Ruache”, escritor invitado de la semana)

Hay un tiempo impreciso desde el golpe hasta el giro,

intermedia frontera que reclama su parte,

definida mudanza del sudor al helarte,

desnudez revestida de añoranza y suspiro.

El calor no desea la asunción del retiro,

irradiando sus penas se resigna a dejarte.

Muy amable es el frío mas no evita dañarte.

Calla el sol que concede venenoso respiro.

Abandona la brisa su lugar placentero.

¿Queda piel que resista los temblores que llegan?

El Otoño sonríe vanidoso y certero.

Mortecinos recuerdos buscan ojos que riegan

y en la orilla perdida cae el rayo postrero.

Mientras luce la calma ya tus hojas se entregan.

Autor: Juan Carlos Burgos (Ruache)

Biografía: Juan Carlos Burgos “Ruache” escribe desde hace varios años como forma de desahogo, de comprender y de comprenderse. Tras una primera etapa irregular y dispersa, la cual fue fundamental para establecer su estilo, retomó la escritura en 2020 y comenzó a publicar en redes sociales donde continúa su actividad. En el ámbito de la poesía ha participado en el Festival Internacional de Poesía en Letra Lúdica celebrado en febrero de 2021, ha obtenido el grado de Haijin en la Escuela de Poesía Japonesa “Haru no Mizu”, y ha logrado el 9º accésit en el X Certamen Poético Internacional Rima Jotabé.

Twitter: @JuanRuache