Reseña El hobbit, J.R.R. Tolkien (Alicia Adam)

Este cuento juvenil, tal como señala el autor de forma reiterada en el libro, es una historia que cuenta con todos los ingredientes para permanecer en la lista de los más vendidos: Un protagonista, Bilbo Bolsón con el que te sientes identificado, una aventura (recuperar el trono bajo la montaña), matar a un dragón, amigos, trasgos, elfos, animales que entienden el lenguaje de los enanos y los hobbits…

En esta reseña me voy a centrar en el anillo mágico como protagonista del libro, porque, sin duda, sin este anillo la historia que se narra habría sido distinta y porque el anillo cuenta con su propia vida inerte que va modificando la vida y la personalidad del portador.

Gollum se llama así mismo mi precioso cuando comprende que ha perdido el anillo y las posibilidades de recuperarlo. En estos fragmentos del libro, es como si una parte de su ser hubiera muerto. La misma parte que hizo que acabara desterrado a las profundidades de la cueva donde habitaban los trasgos. 

«Gollum estaba derrotado. No se atrevía a ir más lejos, había perdido: había perdido su presa, y había perdido también la única cosa que había cuidado alguna vez, su precioso».  

(Página 89)

Esta forma de llamar al anillo también corresponde con una de las formas con las que él se llama así mismo cuando habla solo. Una de las personalidades de Gollum, su parte oscura.

Las tres grandes mentiras de Bilbo

Bilbo recurre varias veces a engaños y medias verdades para salir airoso de los peligros y los enemigos, pero en el libro se pueden apreciar tres grandes mentiras que recuerdan a las conocidas negaciones de Pedro:

Primera gran mentira: Bilbo miente a Gollum

Bilbo encuentra el anillo por casualidad y decide quedárselo. No se lo devuelve a Gollum, niega haberlo visto y encima lo utiliza para ganar el último de los acertijos con él. Una decisión que no parece corresponder a un hobbit. Quizás, esta sea la primera manifestación de cómo el anillo cambia a las personas que lo portan, incluso que lo contemplan.

«Lo vieron antes de que él pudiese verlos. Sí, lo vieron. Fuese un accidente o el último truco del anillo antes de tomar nuevo amo, no lo tenía en el dedo. (…) metió las manos en el bolsillo. Y allí en el bolsillo izquierdo estaba el anillo, y él mismo se le deslizó en el dedo índice».

(Página 90)

En este fragmento es como si el anillo tuviera plena conciencia y pusiera a Bilbo en peligro para someterlo a su voluntad y obligarlo a ponerse el anillo. Imagino que como el hobbit desconoce en ese instante su verdadero poder, es el propio anillo el que se coloca en el dedo del portador para demostrar su valía. Y es así, como Bilbo queda prendado y encadenado al anillo.

Segunda gran mentira: Bilbo miente a los enanos

De regreso con sus amigos enanos, miente. No quiere reconocer que ha encontrado un anillo mágico ni la forma en la que ha escapado de los trasgos.

«Los enanos lo miraron con un respeto completamente nuevo, mientras hablaba sobre burlar centinelas, saltar sobre Gollum y abrirse paso, como si no fuese muy difícil o muy inquietante.

―¿Qué os dije? ―exclamó Gandalf riendo―. El señor Bolsón esconde cosas que no alcanzáis a imaginar. ―Le echó una mirada rara a Bilbo por debajo de las cejas mientras lo decía, y el hobbit se preguntó si el mago no estaría pensando en el episodio que había omitido.»

(Página 96)

En este fragmento el mago parece sospechar que Bilbo esconde algo, que sabe que es el anillo mágico e incluso que debía ser él quien lo encontrase para que la balanza se incline a favor del éxito de la misión. Quizás por este motivo Gandalf elige a Bilbo.

Durante este parte de la trama, Bilbo pasa de tener miedo incluso con el anillo puesto, a ganar valor de forma progresiva con el anillo y sin el anillo. Es más, por un instante, olvida que no lo lleva puesto y actúa con valor y determinación:

«Vio también, de repente, que unas arañas grandes y horribles estaban sentadas por encima de él en las ramas, y con anillo o sin anillo, tembló de miedo, al pensar que quizá lo descubrieran».

«Bilbo fue inmediatamente hasta el sitio en el que la rama nacía del tronco, y mantuvo a raya a las arañas que subían trepando. Se había quitado el anillo cuando rescató a Fili y había olvidado ponérselo de nuevo, y a hora todas ellas farfullaban y siseaban».

(Páginas 152 y 157)

Es durante la emboscada con las arañas cuando Bilbo decide comunicar a los enanos el secreto del anillo, con objeto de alejar a las arañas de sus amigos.

«De súbito se deslizó el anillo en el dedo, y desapareció dejando estupefactos a los enanos».

Tras esta aventura el concepto que tienen los enanos de Bilbo cambia:

«… entendieron que tenía ingenio, y también suerte y un anillo mágico, y las tres cosas eran bines muy útiles».

(Página 158)

Tercera gran mentira: Bilbo miente a Thorin

«Era la Piedra del Arca, el Corazón de la Montaña. Así lo supo Bilbo por la descripción de Thorin; no podía haber otra joya semejante, ni en ese maravilloso botín, ni en el mundo entero».

«De repente el brazo de Bilbo se adelantó, atraído por el hechizo de la joya. No podía sostenerla, era tan grande y pesada…; pero la levantó, cerró los ojos y se la metió en el bolsillo más profundo.

¡Ahora soy realmente un saqueador!, pensó.»

(Páginas 222 y 223)

Bilbo encuentra la Piedra del Arca. Del mismo modo que le ocurrió anteriormente con el anillo, se queda obnubilado por su belleza y la esconde. Me llama especialmente la atención cómo el autor describe el hecho «cerró los ojos y se la metió en el bolsillo más profundo», como si el hobbit no quisiera verse así mismo cometiendo aquel saqueo que guarda de forma literal y metafórica en el «bolsillo más profundo» de sus ropajes y de su ser.

«Ellos me dijeron que podía elegir y tomar mi parte, y creo que elegiría esto, ¡si ellos se llevan todo lo demás! De cualquier modo, tenía la incómoda sospecha de que eso de elegir y tomar no incluía esta maravillosa joya, y que un día le traería dificultades».

(Página 223)

Esta tercera gran mentira al jefe de los enanos de no comunicarle su hallazgo tiene un gran peso en la trama del libro. El jefe de los enanos se va sumergiendo página a página del libro en una obsesión mal sana por encontrar la Piedra. Tanto es así que olvida la promesa que hizo a los hombres, cuando les ayudaron, a ofrecerles una parte del tesoro.

Bardo reclama una parte del tesoro por haber matado a Smaug, dado que antes de que el dragón muriese arrasó la ciudad y la dejó en llamas. La respuesta de Thorin queda lejos de ser la que se esperaba al inicio del libro propia del honor de un rey enano:

«Entonces Thorin tomó un arco de cuerno y disparó una flecha al que hablaba. Golpeó con fuerza el escudo y allí se quedó clavada temblando». 

(Página 250)

Bardo ante esta muestra de ingratitud y falta de honor responde:

«… No alzaremos armas contra vosotros, pero os abandonaremos a vuestras riquezas. ¡Podéis comeros el oro, si queréis!

(Página 250)

En esta respuesta que el autor pone en boca de Bardo hace un guiño a la Divina Comedia:

«Craso, di, pues lo sabes, ¿cómo sabe el oro?»

(Página 332 de la Divina Comedia de Dante, en la versión poética de Abilio Echevarría).  Corresponde al canto XX del purgatorio que hace referencia a la avaricia. Craso fue asesinado de un modo atroz, fue capturado y obligado a beber oro fundido en alusión a su codicia.

Dain, junto con los enanos de las Colinas de Hierro se aproximaban para iniciar una guerra entre los enanos y los hombres. Bilbo toma una vez más la iniciativa, se coloca el anillo y acude a parlamentar con los hombres. Le entrega la Piedra del Arca, con objeto de que sean capaces de llegar a un acuerdo.

«―Esta es la Piedra del Arca de Thráin ―dijo Bilbo―, el Corazón de la Montaña; y también el corazón de Thorin. Tiene, según él, más valor que un río de oro. Yo os la entrego. Os ayudará en vuestra negociación.»

(Página 255)

La batalla que se espera entre los enanos, los elfos y los hombres da un giro cuando entran los trasgos y todos se unen para acabar con ellos denominada como la Batalla de los Cinco Ejércitos.

«De una parte luchaban los trasgos y lobos salvajes, y por otra, los Elfos, los Hombres y los Enanos». Cuando la batalla está iniciada se une las águilas en favor de los últimos.

(Página 263)

Bilbo se coloca el anillo al inicio de la batalla. Una de las piedras que lanzaban las águilas le dio y se desplomó en el suelo. Cuando recobra el conocimiento llama a sus amigos para que vayan a su socorro, pero sigue con el anillo puesto y no lo ven:

«¡Entonces Bilbo recordó el anillo! ¡Que me aspen!, ―pensó―. Esta invisibilidad también tiene sus inconvenientes.

(Página 268)

21 Comments on “Reseña El hobbit, J.R.R. Tolkien (Alicia Adam)

  1. Un analisis muy acertado de la obra y desde una perspectiva que me encanta.
    Después de leer este comentario, da lugar a leerlo de nuevo y fijarnos en los detalles que nos indica ,con tanta certeza Alicia Adam.

    Le gusta a 5 personas

  2. Que gran trabajo Alicia, yo tengo que reconocer que no he leído ni he visto esta novela, y eso que me han insistido mucho. La verdad que con la reseña que has hecho se ha despertado mi curiosidad, y ya tengo ganas de leerlo, así que muchas gracias. Creo que es una reseña que ha podido ser un reto para ti, por toda la información y la magnitud que ya tiene la obra. Muchas gracias y felicidades, Alicia.

    Le gusta a 4 personas

  3. Enhorabuena por esta reseña tan bien hecha. El Hobbit es un libro, además de voluminoso, muy complejo y hay que dedicarle muchas horas para analizarlo de manera tan completa. Es un gran trabajo. 👏🏻👏🏻👏🏻

    Le gusta a 5 personas

  4. Magnífica reseña de un Libro realmente especial para mí. Haces un gran reflejo de las enseñanzas y claves que el Tolkien intenta transmitir y no en muchas páginas como prolegómenos de la Gran Trilogía de El Señor de los Anillos. Gracias Alicia Adam por tan maravillosa reseña.

    Le gusta a 4 personas

  5. Excelente reseña del libro, nos gustó mucho, está mejor que la película tu reseña, ya que algunos de mis compañeros de #TÚmiPOEMA ©,no les acabó de gustar del todo la película.Gracias por compartirla.

    Le gusta a 3 personas

  6. Una gran reseña de una enorme obra literaria,en la que Tolkien esboza un enorme mundo lleno de vida e historia.
    Una obra está, cargada de mensajes y simbolismo, como lo está su obra posterior, The Lord Of The Ring.
    Gracias por esta gran reseña.

    Le gusta a 3 personas

    • Muchas gracias, Iván. Es cierto que hay mucho simbolismo detrás de cada elemento de El Hobbit, reconozco que he visto documentales relacionados con ellos. Pero no quise incluir nada de ellos en la reseña. Eso sí, te ayudan a ver la saga de otro modo.
      Tengo pendiente seguir con El señor de los anillos, aunque no sé si sería capaz de hacerlo del mismo modo la reseña con el anillo como protagonista, puede que sea demasiado complejo.

      Le gusta a 3 personas

  7. Para mí, el mundo creado por Tolkien es adentrarte en una nueva dimensión de fantasía. Amor, muerte, batallas, lucha por unos objetivos,… los personajes, las escenas,… está todo tan bien descrito y escrito que te adentras en su mundo como una humana más, o como un elfa, jijij. Nunca leí una reseña tan diferente, tan bien escrita y sobre todo desde el punto de vista del anillo. Es magnífica esta reseña.

    Le gusta a 2 personas

  8. Es increíble que nunca haya leído esta saga🙄. Será que se ha hablado tanto de ella, y se ha reproducido en tantos formatos, que me parece que ya la conozco de memoria. Es una de mis lecturas obligadas de la vida. Gracias por esta reseña✌️😃🤓

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: