29. La espina

Un rayo de luz arrancó la espina que llevaba clavada en el alma.
Las aves que se alimentaron del corazón que creían muerto volaron esparciendo semillas.
Las lágrimas que rodaban sobre sus mejillas fueron limpiando los senderos hasta donde estaba la muerte con los brazos abiertos.

Imagen tomada de Printerest

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: