Eras tú

Te creí abrigo

en mi invierno perpetuo,

refugio dulce

donde sanar el dolor.

Soñé una vida

con tu mano en la mía,

con un futuro

asido por abrazos.

Y hoy solo tengo

la certeza de que aquel

frío invierno eras tú.

Descubre mi blog

A %d blogueros les gusta esto: